by Samaria Márquez Jaramillo

Número 28, 15 de junio de 2021 Armenia, Quindio, Colombia

Editada por la  Fundación Gestores de Cultura


Circulación quincenal

ISSN 2744-9696

En un momento dado, uno de los lados del planeta Tierra está bañado por la luz   y el otro lado de la Tierra está en la sombra porque la Tierra bloquea la luz  sol.

La celebración del Solsticio de Verano  data de miles de años; los antiguos griegos definían este acontecimiento como una puerta de entrada a otra dimensión del espíritu, a la que llamaron Puerta de los Hombres. Apolo, dios del Sol era el centro de los rituales. La llegada del solsticio de verano se celebra con ritos y tradiciones ancestrales, en aquellos lugares geográficos que tienen estaciones y en los otros esta festividad se llama noche mágica de San Juan. Algunos piensan que San Juan es la noche más corta del año (en el hemisferio norte) o la más larga (en el sur); aunque esto suele ocurrir el día 21 de junio; alargándose en ciudades la fiesta hasta el amanecer. La noche de San Juan ha adquirido la magia de las antiguas fiestas paganas que se organizaban con el solsticio de verano.

El origen de la noche mágica de San Juan proviene de las fiestas paganas de hace miles de años. En la Biblia, esta fecha aparece como el día en el que nació San Juan Bautista y que su padre Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar el nacimiento de su hijo Juan. Siglos después se celebra tambien con hogueras.