by Samaria Márquez Jaramillo

Editorial

Para entender la soberbia de Putin y la mala información que imparte desde el día que decidió invadir a Ucrania, hay que profundizar en la historia de Rusia; mejor dicho, en los autoengaños basados en una lógica escalonada sobre una historia ficticia rusa, que es un mito modificado por cada gobernante, con énfasis en la imitación de lo hecho por los zares.   Por lo anterior, la historia en la que Putin apuntala sus locuras, tiene la misma intención que demuestra la historia que los rusos ortodoxos han contado para sustentar sus invasiones.

 Por ello los historiadores sostienen que todas las respuestas y explicaciones a la guerra de Ucrania se encuentran en la historia, específicamente en una repetición rebosada de utopías, que el mitómano Gobierno Federal Ruso obligó usar para catequizar a niños y jóvenes en escuelas y a través de medios de información.

La patria de Dostoyevski  y de  Chaikovski es un territorio con un clima difícil y unas condiciones humanas despersonalizadoras y cuando la Unión Soviética se vino abajo, no sabían en qué creer.

El Kremlin define al actual sistema político ruso como una “democracia soberana” y Vladimir Putin califica a la nación rusa como una nación dividida, “una de las más grandes del mundo, si no la más grande, que está separada por fronteras”. Sin embargo, la definición más adecuada del sistema político ruso sería la de putinismo, que es la consecuencia del fracaso de Rusia en la transición a la democracia en los años 90 y de su legado histórico imperial. 

Rusia ha pasado por dos fases: desde el año 2000 hasta la invasión a  Ucrania y  la imagen de Putin, que fue la de salvador de Rusia y del pueblo ruso, librándolos de sus fuerzas destructivas internas y externas, de la corrupción y la influencia de los oligarcas en los asuntos del Estado, Ahora, con el desprestigio pegado a su espalda como cola de burro se aproxima para” el zar Putin” lluvia de pantano con olor a los cadáveres de los soldados que ejecutará por “entregarse al enemigo” en la derrota de Jerson.